RESACA

Mi última gran cogorza: Ayer.

Digo última, no porque crea que no volverá a ocurrir, aunque a decir verdad, al día siguiente siempre me lo digo: “juro que es la última vez”. Pero como ya soy perro viejo (he masculinizado mi sexo en esta frase porque lo de perra vieja no me suena bien) voy a intentar no caer en ese error otra vez. Sé que habrá otras. Así que por el momento, lo dejo así: la de ayer fue la última (hasta que llegue la siguiente).

No os dejéis engañar del todo por esta “tarjeta” de presentación. Leyendo esto podría parecer que el alcohol corre por mis venas como el agua por el tobogán de un parque acuático y que una va todo el día cocida de bar en bar. Nada más lejos de la realidad. Soy una mujer sana, bastante sensata y en aceptable forma física.

Por lo demás, hace años que dejé de fumar. Mi mayor vicio a fecha de hoy es el trabajo. Y del único otro vicio que tengo, los hombres, me estoy quitando, pues las resacas que me provocan no se me pasan con ibuprofeno ni paracetamol y me duran muchos días (cuando la exposición ha sido muy intensa pueden durarme hasta meses).

Esta decisión, que a muchos puede parecer drástica y desproporcionada, es fruto de un riguroso estudio que he realizado. Una es analítica por naturaleza, cualidad bastante coñazo, si queréis que os sea sincera, pues estoy todo el día mareando datos. Imagino mis neuronas jugando al squash con pelotitas de información que rebotan por los recovecos de mi cerebro, órgano que cuanto más se usa, más en plena forma se conserva. De lo que deduzco que el mío debe andar hecho un chaval. Y por más que mi médico insista en que los mareos que sufro tienen su origen en las cervicales, yo sé que es el maldito squash.

Para que el estudio tuviera fiabilidad y la muestra fuera representativa del universo masculino, seleccioné individuos de lo más variopinto: diferente raza, edad, nacionalidad, estado civil… incluso con opiniones políticas contrapuestas. Después de someter todos los datos a un exhaustivo análisis, la conclusión resultante es que tengo una alergia terrible a los hombres y por si fuera poco los síntomas presentados varían de una ocasión a otra, dependiendo del sujeto causante de la alergia.
Semejante panorama hace muy difícil que una pueda saber en que momento entra en contacto con la sustancia para actuar de forma preventiva y evitar exposiciones innecesarias. Todo intento hasta la fecha, ha sido inútil. Salgo corriendo ante individuos inocuos y con los altamente contaminantes me relajo. Mi sistema inmunológico está hecho una pena y ni siquiera es capaz de crear anticuerpos.

Es por todo lo hasta aquí expuesto que, en un acceso de cordura (que no sé cuanto me durará) he decidido eliminar a los hombres de mi dieta habitual. Lo malo es que tengo una predisposición natural a empezar las dietas mañana y a retomar la rutina de ir al gimnasio la semana que viene.

Y como sigo conservando el vicio de beber que me relaja la voluntad…

¡Qué maldita resaca que tengo! ¡Juro que es la última vez!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s