RÍO DE LA VIDA (cortometraje)

Hay personas destinadas a no ser, como las gotas de lluvia que resbalan por un cristal hasta mezclarse con otras formando un reguero de agua.

Sé que uno no debe resistirse a su destino. Hay que ser gota de lluvia cuando toca ser gota de lluvia y río cuando toca ser río.

Pero yo no quiero desaparecer.

Quiero ser GOTA, en singular y con mayúsculas.

Y si mi destino es convertirme en río, sé que una parte de ese río soñará con evaporarse, con ser nube. Soñará con volver a Shangai, en busca de una muchacha asida al manillar de su bicicleta; una muchacha con una flor en la falda, que no se decide a levantar el pie del suelo y aguarda paciente el inevitable instante en que por fin decidirá no resistirse más y desaparecerá engullida por la riada humana; el mismo instante en que una gota de lluvia se desploma en el suelo.

En una calle cualquiera de Shangai.

En un día gris.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s